Comisiones » Permanentes » Comisión Permanente de Agricultura y Ganadería »

AGRICULTURA Y GANADERIA

Comisión Permanente

Of. Administrativa: Piso P01 Oficina 104

Secretario Administrativo SR. DARRE JUAN AGUSTIN

Martes 17.30hs

Of. Administrativa: (054-11) 6075-2103 Internos 2103/04

cayganaderia@hcdn.gob.ar

PROYECTO DE DECLARACION

Expediente: 3644-D-2015

Sumario: SOLICITAR AL PODER EJECUTIVO PROMUEVA EL DESARROLLO DE AGROECOLOGIAS LOCALES QUE GARANTICEN EL DERECHO A LA ALIMENTACION.

Fecha: 26/06/2015

Publicado en: Trámite Parlamentario N° 78

Proyecto
Que vería con agrado que el Poder Ejecutivo, a través de los organismos que correspondan, promueva el desarrollo de las agroecologías locales tendientes a transformar los sistemas de agro-productivos convencionales hacia un paradigma alternativo que garantice el derecho a la alimentación.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


La agroecología constituye una ciencia asistida por un conjunto de prácticas. Fue creada por la convergencia de dos disciplinas científicas: la agronomía y la ecología. Como ciencia, la agroecología es la aplicación de la ciencia ecológica al estudio, el diseño y la gestión de agroecosistemas sostenibles. Como conjunto de prácticas agrícolas, la agroecología busca formas de mejorar los sistemas de explotación agrícola imitando los procesos naturales, creando así sinergias e interacciones biológicas propicias entre los componentes del agroecosistema.
Proporciona las condiciones edafológicas más favorables para el crecimiento vegetal, en particular mediante la gestión de la materia orgánica y el aumento de la actividad biótica del suelo. Entre los principios básicos de la agroecología se destacan los siguientes:
- reciclar los nutrientes y la energía de la explotación agrícola, en lugar de introducir insumos externos;
- integrar los cultivos y la cría de ganado;
- diversificar las especies y los recursos genéticos de los agroecosistemas en el transcurso del tiempo y en el espacio; y
- centrar la atención en las interacciones y la productividad de todo el sistema agrícola y no en especies individuales.
La agroecología es un sector de alta densidad de conocimientos, basado en técnicas que no se imponen desde arriba sino que se desarrollan a partir de los conocimientos y la experimentación de los agricultores.
En el pasado, los métodos de la Revolución Verde se dirigieron principalmente a incrementar las cosechas de cereales. Ahora bien, el arroz, el trigo y el maíz son, ante todo, fuentes de hidratos de carbono que contienen relativamente poca proteína y sólo algunos de los demás nutrientes esenciales para una dieta adecuada. De ahí que en muchos países en desarrollo el cambio de sistemas de cultivos diversificados a sistemas simplificados centrados en los cereales haya contribuido a la malnutrición por falta de micronutrientes. De hecho, de las más de 80.000 especies de plantas disponibles para los seres humanos, el arroz, el trigo y el maíz suministran la mayor parte de nuestras necesidades de proteína y energía.
Los nutricionistas insisten cada vez más en la necesidad de contar con sistemas agroecológicos más variados que propicien sistemas de explotación agrícola con una producción de nutrientes más diversificada. La diversidad de especies en las explotaciones agrícolas gestionadas con arreglo a los principios agroecológicos, así como en la agricultura urbana o periurbana, es un activo importante en este sentido. Por ejemplo, se ha estimado que en el África Meridional las frutas autóctonas aportan en promedio alrededor del 42% de la canasta de alimentos naturales de la que dependen los hogares rurales. Ésta no sólo es una fuente importante de vitaminas y otros micronutrientes, sino que, además, puede ser fundamental para el sustento durante períodos de escasez. En tal sentido, la diversidad nutricional, conseguida gracias a una mayor diversidad en los campos de cultivo, tiene especial importancia para los niños, mujeres en edad fértil y ancianos.
Asimismo, la agroecología mejora la resiliencia al cambio climático que está provocando fenómenos meteorológicos cada vez más extremos. El uso de técnicas agroecológicas pueden amortiguar significativamente los efectos negativos de tales perturbaciones, ya que la capacidad de recuperación se ve reforzada por el aprovechamiento y el fomento de la diversidad biológica en la agricultura que promueven numerosos enfoques agroecológicos a nivel del ecosistema, el sistema de explotación agrícola y el campo de cultivo de cada agricultor.
Cabe prever que las sequías e inundaciones serán más frecuentes y más severas en el futuro; los métodos de cultivo agroecológicos ofrecen mayores posibilidades de hacer frente a esas crisis. En tal sentido, diversos programas agroforestales desarrollados en África y Mesoamérica protegieron a los agricultores de las malas cosechas resultantes de las sequías mejorando la filtración del suelo.
Experimentos llevados a cabo en explotaciones agrícolas de Etiopía, la India y los Países Bajos han demostrado que las propiedades físicas de los suelos de las granjas orgánicas mejoraban la resistencia de los cultivos a la sequía. Además, la diversidad de especies y de actividades agrícolas que propician los métodos agroecológicos contribuye a mitigar los riesgos derivados de las perturbaciones meteorológicos extremas, así como de la invasión de nuevas plagas, malezas y enfermedades como consecuencia del calentamiento global. La práctica agroecológica de los cultivos mixtos recurre a la diversidad genética en los campos de cultivo como medio de mejorar la resistencia de los cultivos a las enfermedades, en contraposición con la práctica del monocultivo que llevó a un mayor uso de plaguicidas.
La agroecología también reorienta las actividades agrícolas hacia la sustentabilidad al liberar a la producción de alimentos de la dependencia de los combustibles fósiles (petróleo y gas). Contribuye a mitigar el cambio climático aumentando los sumideros de carbono en la materia orgánica del suelo y en la biomasa por encima del suelo y evitando las emisiones de dióxido de carbono o de otro tipo de gases de efecto invernadero procedentes de las explotaciones agrícolas mediante la reducción directa e indirecta del consumo de energía. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha estimado que el potencial técnico de mitigación de la agricultura a nivel mundial se sitúa entre 5,5 y 6 gigatoneladas (Gt) anuales de CO2 equivalente para 2030.
Es necesario aumentar el presupuesto para la investigación agroecológica sobre el terreno a través del diseño de sistemas agroecológicos sostenibles y resilientes. A nivel de la explotación agrícola y de la comunidad se debe evaluar el impacto de las diversas prácticas en los ingresos y los medios de sustento; y, en los planos tanto nacional como regional calcular el impacto en el desarrollo socioeconómico, en las estrategias participativas de propagación y en el alcance de las políticas públicas. Esta información permitirá desarrollar la investigación con los beneficiarios previstos de conformidad con los principios de participación y construcción conjunta, que aseguren las innovaciones agroecológicas y la investigación participativa.
Por las razones expuestas, señor Presidente, y dado el potencial estratégico que la agroecología ofrece para enfrentar los retos actuales en materia de seguridad alimentaria, nutrición, cambio climático y desarrollo agrícola, solicito el acompañamiento de mis pares para la aprobación del presente proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
VILARIÑO, JOSE ANTONIO SALTA FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
AGRICULTURA Y GANADERIA (Primera Competencia)