Comisiones » Permanentes » Comisión Permanente de Agricultura y Ganadería »

AGRICULTURA Y GANADERIA

Comisión Permanente

Of. Administrativa: Piso P01 Oficina 104

Secretario Administrativo SR. DARRE JUAN AGUSTIN

Martes 17.30hs

Of. Administrativa: (054-11) 6075-2103 Internos 2103/04

cayganaderia@hcdn.gob.ar

PROYECTO DE RESOLUCION

Expediente: 4928-D-2015

Sumario: DECLARAR DE INTERES DE LA H. CAMARA EL PROYECTO DE BIOTECNOLOGIA ANIMAL DE LA FACULTAD DE AGRONOMIA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES - FAUBA - EN COOPERACION CON EL ZOOLOGICO DE BUENOS AIRES, QUE INVESTIGA TECNICAS DE CLONACION CON EL OBJETO DE PROTEGER ESPECIES ANIMALES EN VIAS DE EXTINCION.

Fecha: 09/09/2015

Publicado en: Trámite Parlamentario N° 117

Proyecto
Declarar de interés de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación el proyecto del Laboratorio de Biotecnología Animal de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA) en cooperación con el Zoológico de Buenos Aires, que investiga técnicas de clonación con el objeto de proteger especies animales en vías de extinción.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


A lo largo de la historia de nuestro planeta, la extinción de las especies ha sido una constante. Sin embargo, en las últimas décadas, el ritmo de depredación se ha acelerado dramáticamente. Toda la ciencia y la tecnología no pueden contrarrestar un proceso de destrucción del hábitat en el que todos, según nuestro nivel de conciencia y consumo, somos responsables.
Lo ideal sería preservar el hábitat y las condiciones ambientales para la reproducción natural de esas especies, pero el crecimiento poblacional, la urbanización y el avance de las actividades productivas en los ecosistemas naturales vuelven esta tarea casi imposible.
Hace pocos años, la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que alerta sobre especies en peligro de extinción, incluía 194 casos en la Argentina, de los cuales 12 se encontraban en peligro crítico. Las causas principales: el avance de los monocultivos, la deforestación y la caza indiscriminada, que van acorralando a especies como el yaguareté o el puma.
En la película Jurassic Park (Steven Spielberg, 1993), los científicos lograban clonar dinosaurios extinguidos hace millones de años a partir de algunas células de a partir de la clonación genética de materia fósil hallada en mosquitos prehistóricos que se alimentaron de la sangre de dinosaurios durante la época jurásica, preservados en ámbar a través del transcurso del tiempo.
Hoy, en la Argentina, hay grupos de investigadores que están trabajando en la conservación de especies en riesgo, echando mano a técnicas de cultivo celular e ingeniería genética.
Concretamente , nos referimos a los investigadores del Laboratorio de Biotecnología Animal de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) quienes analizan técnicas de clonación que podrían ser utilizadas para proteger las especies animales en peligro de extinción, en un proyecto conjunto con el Zoológico de Buenos Aires.
En 2002 este equipo fue uno de los responsables del nacimiento de Pampa, la primera ternera en el mundo obtenida por clonado de una célula fetal (fibroblasto extraído de la piel). Se trató, además, de una ternera transgénica a la que se le introdujo un gen para la producción de la hormona de crecimiento humano, como parte del proyecto tambo-farmacéutico del laboratorio argentino Biosidus.
El equipo que lleva adelante el proyecto está dirigido por el Dr. Daniel Salamone, Veterinario de la UBA, con maestría en Canadá y doctorado en la Universidad de Massachusetts y lo integran la Licenciada en Biotecnología y becaria del Conicet Lucía Moro, y Javier Jarazzo, Veterinario y docente de la cátedra de Fisiología Animal. El trabajo consiste en utilizar células de animales para generar embriones in vitro (en el laboratorio), a partir de un proyecto que se lleva adelante con el Zoológico de Buenos Aires, cuyo responsable es el licenciado Adrian Sestelo.
Tanto éste, como cada uno de sus proyectos cuenta con la asistencia de un equipo formado por estudiantes avanzados y graduados de diferentes especialidades: biólogos, especialistas en genética, en reproducción animal, veterinarios, ingenieros agrónomos, etcétera, a los que siempre se suman miembros de otros países. Han pasado jóvenes de Colombia, España, Brasil, Paraguay, la India y hasta Mozambique.
Los zoológicos tienen, mucho por ganar si comienzan a conservar material genético de sus especies.
En la medida en que se reduce la cantidad de ejemplares de una especie, se incrementa la consanguinidad, es decir, cuando los animales emparentados empiezan a reproducirse entre sí, y comienzan a surgir problemas genéticos de todo tipo. Es importante conservar material genético antes de llegar a esta situación. Las técnicas de clonación pueden llevarse a cabo utilizando solamente una muestra muy pequeña de la piel.
A nivel mundial, zoológicos como el de San Diego tienen programas orientados a la conservación genética. En el ámbito local, el Zoológico de Buenos Aires, además de ser un parque de exhibición de animales, lleva adelante desde hace algunos años el proyecto ARCA (Asistencia de Reproducción y Conservación Animal), un banco de material genético creado para preservar la riqueza de nuestra fauna. Es un banco de biomateriales en el que hay desde gametas (óvulos y espermatozoides) hasta tejidos de órganos y células que se congelan vivas y luego se pueden volver a usar.
El banco se creó con el fin de conservar la diversidad genética de especies autóctonas en extinción. Actualmente cuenta con más de 5000 muestras tomadas de 350 animales de 70 especies. Si bien este inventario representa una porción pequeña de la cantidad de especies en peligro en la Argentina, el objetivo es que siga creciendo. A diferencia de Jurassic Park donde se trataba de revivir especies extinguidas, con este trabajo se persigue la preservación especies que están hoy amenazadas o en peligro de extinción.
La idea de conservar material genético de especies amenazadas se gestó en la década del 90, a partir del Proyecto Arca de la Fundación Bioandina. Finalmente, en 2009, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, a través de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, otorgó fondos mediante un aporte no reembolsable (ANR) para la instalación de un laboratorio de cultivo celular en el predio del Zoo de Palermo.
En el laboratorio se hacen cultivos celulares para obtener más cantidad de células vivas que luego se congelan y conservan para futuros usos. Estas técnicas son bien conocidas en medicina y reproducción humana, y también se aplican en ganadería y especies de explotación comercial, de las que existen muchos ejemplares disponibles.
A la hora de preservar especies de las que quedan pocos ejemplares, se intenta mantener las conductas naturales de reproducción. Es por esto que se recurre, en primera instancia, a técnicas de reproducción asistida mínimamente invasivas, como las que se utilizan en seres humanos: estimulación ovárica en las hembras e inseminación intrauterina. Para esto hay que conocer la fisiología y el ciclo reproductivo de cada especie.
Si estas técnicas no resultan, se acude a métodos de alta complejidad como la fecundación in vitro (FIV) o la inseminación intracitoplasmática (ICSI) que consiste en la inyección de un único espermatozoide en el interior del óvulo y luego se realiza una transferencia embrionaria.
En Argentina hay cerca de 500 especies de vertebrados (aves, mamíferos, reptiles y anfibios) amenazadas de extinción, según datos de la Fundación Vida Silvestre Argentina. De ellas hay unas 116 especies que están en grave riesgo.
En el caso de las especies autóctonas o exóticas, suele haber pocos ejemplares disponibles y es preciso crear técnicas específicas para cada especie. En la Argentina se están desarrollando con éxito, y transfiriendo, técnicas innovadoras a nivel internacional. Así, obtuvieron por primera vez semen de águila coronada, una especie muy rara en el mundo. Para ello se debió estudiar el ciclo reproductivo de esta especie. También se desarrolló una técnica específica de inseminación e implantación para el muflón corso, un mamífero antecesor de la oveja que está en vías de extinción.
En los casos en que los métodos de fecundación artificial no son viables, se recurre a la clonación, una técnica en la que científicos argentinos han sentado precedentes tanto en vacunos como en equinos.
El clon pensado como copia de un animal vivo que tiene capacidad reproductiva normal tal vez no sea una buena idea, pero cuando un animal es infértil o muere sin dejar descendencia, especialmente cuando no quedan muchos de su especie, la posibilidad de generar un clon del mismo pasa a tener un valor especial. Para eso es sumamente importante que las instituciones comiencen a conservar material genético de las especies en peligro.
Para preservar la diversidad, se busca obtener material genético de distintos ejemplares. A tal fin, el Zoológico de Buenos Aires estableció convenios con otros zoológicos del mundo y con reservas naturales a lo largo del país.
En 2010, el laboratorio de Biotecnología que Salamone dirige en la Fauba, obtuvo el premio Innovar del Ministerio de Ciencia y Tecnología, por el desarrollo de un método denominado transgénesis a través del cual se obtiene un alto número de gametas masculinas a partir de un único espermatozoide.
La técnica fue aplicada con éxito para el nacimiento de Ñandubay Bicentenario, el primer caballo clonado en la Argentina. Este método permite obtener ejemplares de igual genética a los equinos de élite (para salto o polo) que carecen de capacidad reproductiva.
Actualmente, Salamone y su equipo se encuentran embarcados en una tarea igualmente desafiante, cuyo objetivo es nada menos que rescatar de la extinción a especies autóctonas sin uso comercial. Junto con Adrián Sestelo y su equipo del zoológico porteño, están trabajando sobre distintas especies, como el gato margay, el montés y el ocelote. También en un proyecto de preservación del yaguareté que es el más comprometido. En este momento hay varios yaguaretés que están siendo cuidados en una reserva natural, pero tienen más de quince años y ya no pueden reproducirse. Entonces, se hace la extracción su material genético para clonarlos.
Por otra parte, se hacen ensayos para la clonación del serval, un felino parecido al leopardo, oriundo de África. Para esto se extraen células de la piel (fibroblastos) de distintos ejemplares y se fusionan con óvulos sin núcleos de gatas domésticas. Se trata de un camino sinuoso ya que es muy alta la tasa de rechazo en las hembras portadoras. Pero los científicos siguen intentado.
El futuro de otros felinos también podría verse favorecido con esta técnica. Es el caso del puma, el gato andino y el gato de las pampas, entre otras especies.
Los científicos trabajan con embriones de chitas y tigres, entre otras especies, e intercambian conocimientos con investigadores de Australia e India, donde prevén montar un zoológico congelado, dirigido a preservar el material genético de felinos, rinocerontes, elefantes y osos negros, y hacer reproducción asistida.
Se generan embriones a partir de óvulos de gata (que provee el Instituto Pasteur), de donde se obtiene la información genética de esta especie y se le agrega la de células de felinos silvestres. Luego, se los deja desarrollar in vitro durante los primeros siete días de vida y se evalúa su evolución. El proyecto comenzó por la clonación del gato doméstico, para ajustar todos los detalles necesarios de la técnica. Una vez que se logró, se comenzó a utilizar las células provistas por el Zoológico.
La iniciativa motivó el interés de la India, cuyo gobierno manifestó la voluntad de experimentar en ese país las tecnologías desarrolladas en la Argentina y realizar un banco con material genético congelado para preservar gatos salvajes y otras especies.
Con este objetivo, Rajneesh Verma llegó a la Argentina durante abril de 2012 y se instaló 21 días en el laboratorio de Biotecnología Animal de la FAUBA. Este científico hindú está radicado en Australia, donde realiza un doctorado en la Universidad de Monash, y se prepara para regresar a la India y montar allí un zoológico congelado, que contará con financiamiento de su gobierno. Con esta iniciativa, prevé conservar, fundamentalmente, gatos salvajes como el tigre de Van Gogh. Pero también rinocerontes, elefantes y osos negros, afirmó.
Los primeros trabajos concretos de intercambio ya están puestos en marcha. La India va a aportar el material genético del gato cerval, una rara especie de pequeño felino africano, con el cual se va a comenzar a poner nuevamente a punto la técnica de clonación en la Facultad de Agronomía de la UBA.
Atento el importante aporte realizado por estos profesionales al conocimiento científico y la preservación de especies animales en peligro de extinción, solicito a mis colegas me acompañen en el presente proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
ZIEBART, CRISTINA ISABEL CHUBUT FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
AGRICULTURA Y GANADERIA (Primera Competencia)