Comisiones » Permanentes » Comisión Permanente de Comercio »

COMERCIO

Comisión Permanente

Of. Administrativa: Piso P01 Oficina 107

Martes 14.00hs

Of. Administrativa: (054-11) 6075-2108 Internos 2108/10/49

ccomercio@hcdn.gob.ar

PROYECTO DE RESOLUCION

Expediente: 0302-D-2006

Sumario: SOLICITAR AL PODER EJECUTIVO EL ESCLARECIMIENTO DE LA RESPONSABILIDAD QUE LE CABE AL SENASA EN LA APARICION DE UN BROTE DE AFTOSA EN LA PROVINCIA DE CORRIENTES.

Fecha: 06/03/2006

Publicado en: Trámite Parlamentario N° 4

Proyecto
Dirigirse al Poder Ejecutivo para solicitar el urgente esclarecimiento de la responsabilidad que le cabe al SENASA ( Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) como organismo encargado de velar por la sanidad animal, en la aparición de un importante brote de aftosa en la Provincia de Corrientes, con las derivaciones nefastas que este hecho acarrea a nuestra economía, sancionando a los responsables de tan importante negligencia, y relevando de sus cargos a los funcionarios correspondientes.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


Nuestro país ha tenido una larga historia en cuanto al combate en sus rodeos de la tan temida fiebre aftosa. Esta enfermedad, si bien no es trasmisible al hombre, produce por contagio dentro de los rodeos animales, una importante merma en la producción cárnea. Es por ello que los países se preocupan por no importar carnes de lugares donde el virus de la aftosa se encuentra en estado activo.
Durante mucho tiempo y gracias a la ardua tarea de nuestros productores que se aglutinaron en las llamadas "fundaciones", poco a poco se fue combatiendo al flagelo con una planificada y eficiente campaña de vacunaciones hasta llegar al año 1998 donde, en una equivocada decisión del gobierno de aquel entonces, se decidió dejar de vacunar pues se consideró, erróneamente, que el virus había sido erradicado en forma definitiva.
Luego vinieron los episodios del año 2001 donde en forma masiva el flagelo de la aftosa abatió a nuestros rodeos, y, en una también equivocada política del gobierno de entonces, se trató de ocultar algo absolutamente inocultable. Eso nos hizo perder la confianza de la comunidad internacional y por supuesto el 100 % de los mercados externos. Hubo que comenzar de nuevo y así se hizo.
Con gran orgullo y gracias a la ardua tarea nuevamente de nuestros productores, sumado a una política oficial que si bien direccionó en forma eficiente la campaña de vacunaciones para combatir la aftosa, no dejó de tener en forma permanente una actitud soberbia en cuanto a su accionar. En cuanto foro se presentó el Presidente actual del SENASA, no dejó escapar oportunidad para denostar lo ocurrido en el año 2001, vanagloriándose de su alta eficiencia y echando severas culpas a lo ocurrido, sin atender los múltiples reclamos desde este Congreso Nacional a través de Pedidos de Informes y Proyectos de Resolución y Declaración encaminados a no bajar la guardia, a cuidar los tránsitos de hacienda, a abrir la demanda de vacunas a varios laboratorios, en fin, todas preocupaciones que los legisladores tuvimos. La respuesta, siempre con soberbia, era justamente no responder y hacer en forma unilateral las cosas, desoyendo los consejos, y cuando por ahí algún legislador de otro signo político distinto al de él criticaba en forma de aporte positivo algo, la respuesta no se hacía esperar, la culpa de todo era del anterior gobierno para el que no escatimaba proverbios peyorativos y la agresividad era la forma de responder. Este funcionario pensó que estaba protegido no se porqué "fuerza superior mágica" que impediría cualquier contratiempo.
Hoy nos encontramos con la misma situación. La aparición de un rodeo importante infectado por el virus de la aftosa en la Provincia de Corrientes indica un retroceso inconcebible. Llama la atención la coincidencia de este episodio con el enfrentamiento que la sociedad ha presenciado del gobierno con los productores ganaderos para lograr un precio adecuado de las carnes al consumidor, y posibilitar una estabilidad en los precios a mediano plazo con el objeto de combatir la inflación, flagelo que poco a poco a poco va reinstalándose en nuestra economía haciendo peligrar los pronósticos de avances positivos en materia económica. El resultado de la aparición de este foco es que se han cerrados importantes mercados para nuestra exportación. Ello representaría entre seis meses y más de un año de cierre de los mencionados mercados, con pérdidas estimadas entre 500 y 1.000 millones de dólares anuales. Otra de las consecuencias es la segura baja en los precios de la carne al público pues lo que no se puede vender al exterior irremediablemente será volcado al mercado interno con la lógica consecuencia de rebaja de precios de la carne. Esto es lo que antes de este episodio de aparición de la actividad viral el gobierno buscaba, por ello resulta sospechosamente coincidente y por ello es que se deben esclarecer minuciosamente los hechos. Nadie puede quedar impune. La única diferencia, y esta gestión la quiere hacer aparecer como un logro, es que no se cometió el error del año 2001 y esta vez denunció. No es poco, pues la comunidad internacional valora esta actitud, pero los resultados inmediatos son los mismos. Se nos cerraron los mercados y el negocio de exportación de la carne se viene abajo, con las nefastas consecuencias económicas para la Argentina antes mencionadas.
Alguien debe responsabilizarse de esta situación, como en aquel entonces fue decapitada por ineficiente la cúpula del SENASA, hoy estamos ante una situación similar y debemos obrar en forma equivalente. No debe este gobierno obrar en forma distinta en casos como el actual, a como obró el gobierno de aquel entonces que separó en forma inmediata a los funcionarios responsables de hechos como este.
El SENASA es el organismo responsable de ejercer el poder de policía sanitaria y en este caso, por el motivo que sea falló.
El presidente quiere ponerse en "victima" de la situación, esgrimiendo la posible entrada en forma ilegal de hacienda por la frontera, o arrojando culpas sobre la Fundación a cargo, que podría no haber tomado los recaudos necesarios en cuanto a la conservación de la cadena de frío de las vacunas. Cualquiera puede ser la explicación, pero lo que por ahí no se da cuenta o no quiere, gracias a su soberbia reconocer, es que sea cual fuere la explicación, el SENASA ha incumplido con sus obligaciones de evitar cosas como esta, y para ello la figura de incumplimiento está explícitamente contemplada en nuestra legislación. Aquellos funcionarios que por su ineficiente accionar producen un daño al erario público deben pagar las consecuencias, y ser apartados de la función pública, realizándoseles el consiguiente sumario por incumplimiento de las funciones. ¿No estamos acaso frente a una situación donde cabe en forma plena esta figura?
O nos dejamos llevar por el "amiguimismo" político que hace que los funcionarios estén allí para cumplir con el rol de ser la garantía que cada fracción de poder tiene de estar presente, o nos convertimos en un país serio donde los funcionarios que no cumplen con su deber deben ser removidos.
Por ello, Sr. Presidente, es que solicito la aprobación del presente proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
MARTINEZ, JULIO CESAR LA RIOJA UCR
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
AGRICULTURA Y GANADERIA (Primera Competencia)
COMERCIO
Trámite en comisión(Cámara de Diputados)
Fecha Movimiento Resultado
21/03/2006 INICIACIÓN DE ESTUDIO Aprobado sin modificaciones con dictamen de mayoría y dictamen de minoría