Comisiones » Permanentes » Comisión Permanente de Comercio »

COMERCIO

Comisión Permanente

Of. Administrativa: Piso P01 Oficina 107

Martes 14.00hs

Of. Administrativa: (054-11) 6075-2108 Internos 2108/10/49

ccomercio@hcdn.gob.ar

PROYECTO DE DECLARACION

Expediente: 0611-D-2006

Sumario: EXPRESAR REPUDIO POR LA SUSPENSION POR CIENTO OCHENTA DIAS DE LAS EXPORTACIONES DE CARNE BOVINA.

Fecha: 14/03/2006

Publicado en: Trámite Parlamentario N° 10

Proyecto
Su más ferviente repudio y preocupación por la decisión del Poder Ejecutivo Nacional de suspender por el plazo de 180 días las exportaciones de carne de la especie bovina.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


A lo largo de la historia, la Argentina ha sufrido enormes inconvenientes en el ingreso al mercado internacional de carnes.
La explicación a esta dificultad estuvo casi siempre dada por la enfermedad de la Fiebre Aftosa, reconocida por primera vez en el año 1870, en la provincia de Buenos Aires.
Tras muchos intentos de superar dicha enfermedad, no fue sino hasta el año 1997 en el que el país fue reconocido como libre de aftosa.
Sin embargo, siendo recurrente con nuestra historia, el mal manejo de los organismos de control de la enfermedad provocó en el año 2000 un rebrote de la fiebre aftosa, en la zona norte. La consecuencia fue altamente negativa: una caída superior al 60% en las exportaciones.
A partir de este nuevo foco, desde el SENASA se tomó conciencia de la importancia económica de la erradicación total de la enfermedad en el país. Con la implementación del Plan de Erradicación de Fiebre Aftosa, en 18 meses la Argentina recuperó el status de país libre de aftosa.
En 2003, un nuevo brote afectó a la Argentina, pero esta vez las ventas al mercado externo no mermaron de la forma que lo hicieron en 2000 - 2001, y una rápida acción permitió superar con éxito esta nueva amenaza. Algo similar parece ocurrir con el nuevo caso encontrado a principios de este año.
Resulta paradójico entonces, que tras tantos años de trabajo para lograr penetrar los mercados internacionales y ubicarse entre los principales productores de carne teniendo como principal ventaja competitiva la calidad, una vez alcanzado esto sea desde el propio país, y más específicamente desde el Poder Ejecutivo Nacional, que se impongan nuevas trabas al desarrollo del sector.
Dicha traba, consistente en la suspensión por 180 días de la exportación de carnes de la especie bovina, no solo se contradice con el modelo económico actual basado en la necesidad de garantizar un determinado nivel de exportaciones, sino también, posee impactos sumamente negativos para toda la cadena cárnica dejando de lado medidas alternativas para ser implementadas menos drásticas que la actual.
Resulta contradictorio entonces, que manteniendo un dólar alto con el objetivo de fomentar las exportaciones y, a través de estas, las inversiones, con esta medida se viole el eje central de este modelo: ¿para qué mantener un dólar alto (con los costos en términos inflacionarios que esto representa), si cuando se logra su objetivo (fomentar las exportaciones) se lo prohíbe?. De esta forma, en vez de impulsar el aumento de las inversiones, se fomenta el cambio de actividad o el cese de cualquier tipo de actividad productiva.
Por otra parte, los efectos económicos resultantes de esta medida pueden llegar a ser altamente negativos, en torno al aumento en la desocupación en la cadena agroindustrial que la carne y sus derivados estructura: existen en la actualidad alrededor de 10.000 puestos de trabajo ligados a la exportación de carne bovina.
En cuanto a los cierres de mercados externos, las consecuencias son tanto para el corto, como mediano y largo plazo. En el corto plazo se producirá una fuerte caída de las exportaciones: de las casi 772.000 toneladas exportaciones el año pasado, solo quedarían habilitadas cerca del 20% para ser nuevamente exportados. Esto resultaría una disminución cercana a los 500 millones de dólares.
En el mediano y largo plazo, la falta de certidumbre generada a partir de esta medida en materia de confiabilidad del país como exportador, permitirá a otros países productores de ganado bovino desplazar a la Argentina de mercados bien ganados. Bien conocido es que cuando se pierde un mercado en este rubro, recuperarlo puede llevar muchos años. Cabe resaltar que el año pasado la Argentina logró una alta diversificación en sus destinos (cerca de 70 países), producto del continuo crecimiento del sector. Esta medida del Poder Ejecutivo resulta claramente un paso atrás.
También repercutirá negativamente en las inversiones: ¿Quién invertirá en un país donde el éxito de las estrategias implementadas se asocia con el cierre de mercados por el propio Gobierno que fomenta esas inversiones?.
Resulta evidente que la aplicación de esta medida se asocia con la falta de un plan estratégico a nivel nacional, que apunte a la verdadera causa en la suba de los precios: la escasez de la oferta. La Argentina cuenta hoy con cerca de 50 millones de cabezas, el mismo nivel que hace 30 años. Lo que se tendría que hacer es buscar el porque de la falta de crecimiento de la oferta, y a partir de ahí, las soluciones.
Cabe destacar también que existen otras propuestas presentadas desde la Comisión para atacar este problema de aumento de precios. Entre ellos, la creación de un Plan Ganadero Nacional para el aumento en la producción y el tratamiento diferencial del IVA en este sector, para amortizar el efecto inflacionario interno.
Por los motivos aquí expuestos solicito a mis colegas legisladores que apoyen con su voto esta declaración de repudio y preocupación.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
MACCHI, CARLOS GUILLERMO CORRIENTES PARTIDO NUEVO
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
AGRICULTURA Y GANADERIA (Primera Competencia)
COMERCIO
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados SOLICITUD DEL AUTOR DE MODIFICACION DEL PROYECTO (AFIRMATIVA)