Comisiones » Permanentes » Comisión Permanente de Comercio »

COMERCIO

Comisión Permanente

Of. Administrativa: Piso P01 Oficina 107

Martes 14.00hs

Of. Administrativa: (054-11) 6075-2108 Internos 2108/10/49

ccomercio@hcdn.gob.ar

PROYECTO DE LEY

Expediente: 1136-D-2017

Sumario: PROHIBICION DE IMPORTAR VINOS ELABORADOS EN EL EXTRANJERO.

Fecha: 27/03/2017

Publicado en: Trámite Parlamentario N° 17

Proyecto
Artículo 1.- Prohíbase en todo el territorio de la República Argentina la importación de vinos elaborados en el extranjero para ser embotellados o colocados en cualquier tipo de envases y comercializados en nuestro país o para ser exportados a terceros países.
Artículo 2.- La prohibición dispuesta en el ARTICULO 1° también alcanza a aquellos vinos que sean envasados en cualquier modalidad en el extranjero y sean comercializados en el territorio nacional con marcas argentinas o vendidos en el extranjero.
Artículo 3.- Queda prohibida también la importación de vinos de mesas o de los denominados comunes, cualesquiera sean, tintos, blancos, rosados, aun cuando vengan envasados y con marcas extranjeras.
Artículo 4.- La prohibición prevista en esta ley también alcanza a los vinos espumantes.
Artículo 5.- Quien viole la presente ley además de las sanciones administrativas, aduaneras y penales existentes deberá pagar una multa equivalente al valor del producto que pretenden introducir al país y en el caso que sea bodega perderá por un año los beneficios impositivos y fiscales que tiene el vino como bebida nacional o los espumantes en cuanto a la exención de pago de impuestos internos que mediante decreto anualmente se les concede.
Artículo 6.- El Poder Ejecutivo Nacional deberá reglamentar la presente ley en el plazo de 60 días de promulgada, dándole intervención en todos los casos al Instituto Nacional de Vitivinicultura sin perjuicio de otras áreas de Gobierno que estimo pertinente.
Artículo 7.- De Forma

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


Como todos saben el vino es la bebida Nacional, este calificativo no fue caprichoso ni fruto de ninguna improvisación. Por el contrario es producto del trabajo centenario de la industria vitivinícola que día a día ha venido desarrollándose y haciendo grandes inversiones en todas las etapas de la producción y elaboración, hasta llegar a un producto que hoy es reconocido en el mundo entero.
Ha existido un fuerte proceso de reconversión de viñedos donde muchos de los viñedos productores de uvas comunes o de menor calidad han sido sustituidos por varietales finos lo cual ha tenido como consecuencia una mejora en los vinos apreciada por los consumidores nacionales y extranjeros.
Las bodegas han incorporado maquinarias de punta, tecnología que ha conllevado que la producción gane en cantidad y calidad y así numerosos vinos argentinos han sido premiados en diversas partes del mundo y además se ha abierto un mercado exportador importante.
No es menos cierto que además de estos esfuerzos y logros la industria tiene ciclos económicos muy complicados y muchos años hemos tenido que lamentar bajos precios y sobre todo esto impacta en los productores de uva y en los pequeños y medianos elaboradores de vino que muchas veces trabajan a pérdida para sostener sus trabajos y establecimientos.
No obstante virtudes, problemas, bonanzas y desventuras, la industria vitivinícola sigue adelante y es altamente generadora de empleos, tanto en las fincas, como en las bodegas o en otros tramos de la cadena productiva y de comercialización.
En virtud de ello además de incentivar esta industria regional motora de la economía de varias provincias hay que protegerla de las importaciones de vinos para la comercialización en Argentina o para su triangulación y posterior exportación.
Este año se ha dado el fenómeno de importaciones de vinos de mesa, especialmente, que si bien los importadores manifiestan al igual que algunas autoridades que no son grandes volúmenes, alegan que no supera el 3 o 4 por ciento de la producción nacional, este proceder tiene diversas complejidades.
En primer lugar compite con vinos nacionales que tienen un valor superior y esto trae perjuicios evidentes a las bodegas que no tienen capacidad para importar vinos del extranjero, principalmente de Chile.
En segundo lugar y por dichos precios desalienta a los viñateros locales ya que sus producciones encuentran mayores dificultades para ser vendidas a grandes bodegas que importan el vino del extranjero, ya sea porque directamente no se los compran o se lo compran a valores inferiores ocasionando pérdidas en el sector más débil de la cadena, el productor vitivinícola.
En tercer lugar, atenta contra nuestras tradiciones y contra una bebida que debe ser de producción y elaboración nacional, lo cual puede poner en riesgo tanto la calidad de nuestro vinos como el prestigio ganado luego de tantos años de esfuerzos.
Por el carácter de bebida Nacional y por el impacto negativo en nuestra industria, además de otras razones señaladas, es que resulta conveniente dictar una ley que lisa y llanamente prohíba la importación de vinos del extranjero.
Por lo lo expuesto pido a mis colegas que acompañen esta iniciativa y den tratamiento favorable al presente Proyecto de Ley.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
ABRAHAM, ALEJANDRO MENDOZA FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
INDUSTRIA (Primera Competencia)
COMERCIO
PRESUPUESTO Y HACIENDA